lunes, 20 de mayo de 2013

La inocencia de los niños... el eterno principiante...

En todas las culturas aparece siempre la imagen del sabio asociada a una persona de cierta edad, pelo blanco, larga barba (para los hombres), grandes orejas... mirada brillante, casi perdida... serenidad en el gesto, chispa interior... coincidiendo en todo caso con la idea de la INOCENCIA. Ese concepto que va en consonancia con la del eterno principiante... la misma atención, el mismo interés, la misma motivación que el primer día...
 
 
Este sábado 25 se propone un taller donde grandes y pequeños seres humanos pueden mostrar su inocencia, su espontaneidad, sus ganas de reír y de jugar... los más pequeños no tienen que buscar su inocencia... ahí está, un poco empañada si cabe, pero aún a flor de piel...
 
... y el sabio... la madurez... la plenitud...
 
... que no se obtiene por el yoga, ni por el zen, ni por la meditación trascendental... a lo sumo lo anterior se antojan como vehículos, herramientas, prácticas, que permiten superar la reválida de la verdadera escuela, la verdadera universidad... LA VIDA.
 
Porque sólo cuando seamos capaces de liberarnos del miedo, eliminar las corazas represoras de nuestra verdadera identidad, liberaremos la inocencia del niño que todos llevamos dentro, esta vez de forma CONSCIENTE, para vivir el instante presente, ese CARPE DIEM que tantas interpretaciones tangenciales ha recibido, perdiendo la perspectiva original...
 
Os dejo un vídeo que espero os arranque, al menos, una sonrisa.
 
:)
 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario