martes, 16 de abril de 2013

Valores en los3mundos, naturalidad en la espiritualidad

Ha pasado justo un mes desde aquel fin de semana en el que tuvimos el privilegio de tener a una maestra como Bárbara Kosen dirigiendo una sesión intensiva de práctica Zen.
 
El lugar, rozando lo idílico. Una casa rural bien acondicionada, situada sobre un caudaloso río  alimentado por las más que abundantes lluvias de este húmedo otoño-invierno-primavera, generando un hilo musical incansable, irrepetible, aparentemente inmortal... siempre de fondo, en constante cambio...
 
Todos los que allí estuvimos presentes pudimos sentir la profundidad de una práctica que, además, suele dejar ciertas "agujetas", un efecto posterior, del que unos salen mejor parados... otros aparentemente no tan bien... algunos ya habíamos pasado por ese primer choque cultural, ese ahogo del ego, acorralado por un ritmo trepidante de tareas planificadas, zazen tras zazen, kin-hin tras kin-hin... queriendo escapar de un entorno que, en numerosas ocasiones, nos recuerda a otros entornos similares de los que a menudo hemos querido escapar... casi siempre aparece la duda...
 
En el Yoga, en el Zen... yo diría que en cualquier disciplina de auto-conocimiento y crecimiento personal, se dice que es necesario abrir hueco, destruir, liberar, para dejar espacio a un nuevo renacer... para poder llenar nuestro espacio con elementos nuevos...
 
Cuando una de estas prácticas no encuentra espacio, revienta para conseguirlo. Cuando hay espacio, provoca que todo se coloque en su sitio... la iluminación... el equilibrio... la naturalidad... eso que se conoce como volver a la condición normal... ahí reside el milagro... en volver a la condición normal...
 
... y después de reflexionar profundamente de todo lo sucedido desde hace un mes, me vienen a la cabeza valores que han acompañado al que escribe en su práctica y vida personal y que mantiene cuando llega el momento de adoptar el papel de guía, brújula o faro, desde su propia experiencia, desde la motivación de compartir y de aprender también desde este otro extremo...
 
NATURALIDAD - la práctica como herramienta de auto-conocimiento y desarrollo personal, que nos debe de ayudar en la verdadera escuela, la verdadera universidad... la vida, el día a día... trasladar la propia personalidad en cada momento: desde el encuentro previo a la práctica, durante la práctica y al finalizar la práctica. Nada que ocultar... siempre existe el recurso del silencio y la sonrisa.
 
RESPETO - a las creencias personales, a los momentos que todos estamos atravesando en nuestras vidad, a las normas en el local de los3mundos, a la vida... incluso respeto al derecho a la equivocación, con comprensión, como motor de aprendizaje.
 
ALEGRÍA y BUEN HUMOR - si ya la vida de por sí nos presenta de por sí momentos difíciles de digerir, convirtamos cada encuentro en los3mundos en un amable recuerdo que provoque una sonrisa al evocar su memoria... si uno es capaz de reírse de uno mismo, será capaz de afrontar cada situación en la vida desde una perspectiva libre de cargas pesadas...
 
SALUD y VIDA CONSCIENTE - lema principal de los3mundos, tomando esta frase por bandera, queremos utilizar cada actividad en el local en un salto cualitativo y cuantitativo en la mejora de la salud física, emocional y mental.
 
Y como es tremendamente saludable no mantener la atención exclusivamente en la incomodidad, en la zancadilla, gracias a tantas voces de ánimo y tanto apoyo que uno va recibiendo día a día.
 
Hasta pronto